Todo se ha originado por el permiso dado por el ayuntamiento.

Este permiso se ha dado a dos cortadores productores de flor de Totana, para que se sitúen a vender frente al pabellón municipal de deportes un día antes de la celebración de la festividad de Todos Los Santos. La asociación de comerciantes ha mostrado su disconformidad por esta decisión.